top of page

Mujeres Católicas y religiosas rescatan a niñas en las periferias de Pemba

Por Hna. Maureen Ogundeph

Fue en el año 2020 cuando las Hermanitas de San Francisco de Asís de la Archidiócesis de Dar es Salaam en Tanzania comenzaron su misión en Pemba.


¿Dónde está Pemba? Es una isla del océano Índico situada a 56 km de la costa este de África, frente al puerto de Tanga, en Tanzania. La isla mide 67 km de largo y 22 km de ancho. La situación económica depende sobre todo de la pesca y la agricultura.


El 99,9% son hermanos musulmanes, por lo que los católicos son muy minoritarios y la mayoría sólo están allí brevemente por motivos de trabajo o negocios.


El Obispo de Zanzíbar, Mons. Augustino Shao, pidió a las Hermanas que realizaran la misión de PRESENCIA. No fue fácil comenzar la misión. Toda la región cuenta solo con dos parroquias. WETE y CHAKECHAKE.


Las Mujeres Católicas de las dos parroquias son muy activas, aunque pocas en número, aproximadamente unas veinte. Sin embargo, colaboran y se desplazan de una casa a otra para atender a los enfermos y a los necesitados. Fue en este escenario cuando las mujeres católicas de Pemba informaron a las hermanas sobre una chica que se había casado recientemente a la edad de 14 años.


El padre se separó de la madre en Mwanza (Tanzania continental) y se fue con los cinco hijos a Pemba pensando que la madre tendría que seguirle. Fausta (nombre ficticio) resultó ser la primogénita con sus cuatro hermanos, el último de los cuales tenía dos años.


En Pemba no fueron a la escuela, sino que se les llevó a granjas y una trabajó como empleada doméstica en Zanzíbar a la edad de 11 años.


Cuando Fausta cumplió 14 años, su padre se la llevó a un hombre donde recibió una dote de dos millones de chelines, equivalentes a unos 800 usd. Las mujeres católicas se enteraron de este matrimonio forzado e informaron a las hermanas para que intervinieran. Las hermanas escucharon sus historias y preguntaron por la posibilidad de conocer a la chica (Fausta). La niña vino un día a la iglesia y contó a las hermanas cómo ella y sus hermanos habían sufrido sin su madre todos estos años. Explicó que a su padre le interesaba que ganaran dinero, pero no que fueran a la escuela.


La hermana entrevistó a la niña y ella expresó su deseo de ir a la escuela. Junto con las mujeres católicas, buscaron al padre y denunciaron el asunto a la policía. Informaron a su Superiora General en Dar es Salaam. Le preguntaron sobre la posibilidad de rescatar a la niña y ella no dudó en ayudar. Se contactó con su madre y ella expresó su temor de estar con su hija por miedo a que el marido las siguiera a ambas.


Fausta fue llevada a Dar es Salaam a finales de enero de 2023 y en febrero comenzó su programa de educación para mayores y fue trasladada al nivel tres porque era académicamente capaz.


Desgraciadamente, en agosto de 2023 se descubrió que estaba embarazada de 8 meses y tuvo que ser rescatada de nuevo a un lugar donde pudiera tener a su bebé con seguridad, sin prejuicios ni vergüenzas.


El padre fue alertado, pero recomendó que Fausta fuera llevada con su madre, que desgraciadamente no estaba preparada para acogerla. Fue una situación muy triste porque Fausta escuchó todo esto y se sintió poco querida y no deseada.


Cuando se comunicó a la madre el tiempo aproximado en el que Fausta daría a luz y se la invitó a estar cerca de la hija durante ese momento crítico, ella aceptó, pero cuando llegó la ocasión, no lo hizo.


La buena noticia es que, en la mañana del 24 de septiembre de 2023, Fausta dio a luz a una niña de 4 kg llamada Mary Clare. Todas las hermanas nos alegramos mucho ya que estábamos esperando y rezando por este nacimiento. Tanto la madre como el bebé se encuentran en buen estado y fueron dados de alta del hospital después de 24 horas.

Así es como las hermanas y las mujeres pueden colaborar para escuchar y ser la voz de los que no tienen voz.


Esta historia tiene muchas preguntas sin respuesta, pero Dios poco a poco pondrá respuestas en nuestras manos y bocas. Rezad por los cuatro niños que quedan en Pemba, a los que las hermanas han decidido enseñar a leer y escribir.

Comments


bottom of page